Share this page

Por: Mónica De León, Nicole Yip, Tiyani Majoko y Angela Njeri Mureithi

Daniel Álvaro Diez se unió recientemente a la Corporación Financiera Internacional (IFC) como analista de operaciones, después de cuatro años trabajando como consultor en energía para el Banco Mundial en Latinoamérica y África. Actualmente Daniel está instalado en Panamá junto al equipo regional de Centroamérica y hoy comparte su experiencia de transición entre roles y regiones.

¿Nos puedes contar un poco sobre tu trayectoria profesional?

Antes de sumarme al Grupo del Banco Mundial (WBG), trabajé como consultor en energía para Deloitte, en Madrid, donde me enfoqué en el sector de las energías renovables. Meses después, comencé a trabajar para el Gobierno de España, concretamente en la Oficina Económica y Comercial de Tel Aviv donde trabajé como analista de inversiones y comercio en Israel y Palestina. Una de las cosas que más me llamó la atención fue conocer a fondo los avances en alta tecnología israelí, en contraste con los desafíos de desarrollo que enfrentan el West Bank y Gaza. Esta experiencia me inspiró a perseguir una carrera con impacto global enfocado en un Organismo internacional con un fuerte componente de desarrollo.

Mis deseos se cumplieron y a principios de 2017 empezó mi carrera como consultor en energía en la sede del Banco en Washington, DC. Trabajé con grandes profesionales de varios sectores, en temas de eficiencia energética, integración de energías renovables y electrificación del transporte en todo el mundo. Después de cuatro años, surgió la oportunidad de unirme a IFC en la oficina de Panamá y, aunque estábamos en medio de la pandemia, no dudé en dar el salto.

Actualmente también me desempeño como Gerente del Comité Directivo del grupo de jóvenes profesionales del WBG, que se llama Y2Y (de juventud a Juventud), junto a mi colega José Alberto Aguilar, donde tenemos programas activos en cerca de 180 países.

Daniel Álvaro Diez, analista de operaciones, oficina de Panamá.
Daniel Álvaro Diez, analista de operaciones, oficina de Panamá. Foto cortesía de Daniel Álvaro Diez.

¿Por qué decidiste hacer el cambio del Banco Mundial a IFC?

Principalmente porque quería expandir mi experiencia al sector privado. Vi como una fortaleza el ser hablante nativo de español y el conocimiento regional que obtuve al apoyar a la región de América Central mientras estaba en el Banco Mundial. Como especialista en energía también sabía cuán importante es la economía verde para los mercados de la región, y el apoyo de IFC a las iniciativas del sector privado en cambio climático puede marcar la diferencia.

Has realizado movimientos laterales a través del WBG y las regiones. En tu opinión, ¿qué tan importante es esto para el crecimiento profesional, especialmente para los miembros más jóvenes del personal?

Poder trabajar directamente en el campo y tener la oportunidad, a través del WBG, de trasladarse a diferentes regiones, aporta un gran valor agregado y me brinda un conjunto único de experiencias que se pueden transferir a otras áreas. Personalmente, mudarme a una oficina de país estaba en mi lista de deseos para generar más empatía con los clientes al comprender sus desafíos y brindarles soluciones optimizadas.

¿Cómo experimentaste el cambio de trabajo? Y, ¿tienes algún consejo para otras personas que atraviesen esta misma situación?

Es difícil transitar de una región a otra, sobre todo en medio de la incertidumbre que genera la pandemia. Aconsejaría a quienes se encuentren en esta situación que mantengan una visión a futuro y traten de disfrutar el proceso tanto como sea posible, a pesar del caos.

¿Qué te parece Panamá?

Cuando salí del Aeropuerto Internacional de Tocumen en Panamá, pensé: "hace mucho calor aquí" (las temperaturas diarias son de 30 grados centígrados y 90% de humedad). Esa noche, me maravillé con el horizonte de Panamá y reflexioné sobre el impresionante potencial que tiene como nación. Me encanta viajar por el país y conocer los paraísos naturales que son manejados por las comunidades indígenas, destacando San Blas. También disfruto haciendo deporte y paseando por el Casco Viejo y la Cinta Costera. Como chef aficionado, me encanta probar la comida local, que tiene importantes influencias asiáticas, como el desayuno chino.

Comida local favorita de Daniel.
Comida local favorita de Daniel.
Foto cortesía de Daniel Álvaro Diez.

¿Qué metas tienes dentro de IFC y el Grupo del Banco Mundial?

Me gustaría seguir creciendo y aprendiendo de mi equipo cada día, así como ayudar a hacer crecer aún más nuestro programa en Centroamérica. En cuanto a mi carrera, quiero convertirme en Oficial de Inversiones de IFC. A largo plazo, me gustaría iniciar mi propio negocio porque todas las habilidades que adquirí aquí pueden traducirse en emprendimiento.

Publicado en marzo de 2022