News & Events  News

Creando un Mercado para Financiar Infraestructura

© Dominic Chavez/IFC

Por Vanessa Bauza, oficial de comunicaciones

Todas las mañanas antes del amanecer, el camión de Wilson Medina va dando tumbos a lo largo de los caminos de tierra de la cordillera de los Andes, en Colombia, recolectando leche fresca de dos docenas de granjas familiares escondidas detrás de las verdes colinas. El negocio es bueno. La producción de los agricultores se ha multiplicado por ocho ya que reunieron sus recursos y fundaron una cooperativa hace varios años.

El transporte, sin embargo, sigue siendo un desafío importante. Los caminos deteriorados reducen la velocidad con la que puede conducir Medina, y mientras más tiempo esté en la carretera, mayores serán las probabilidades de que la leche se estropee. Y como la ruta dura tanto, la cooperativa no puede recolectar leche de más granjas. "Incluso una hora," dijo Medina, "puede hacer una diferencia."

La insuficiente infraestructura de Colombia ha frenado el crecimiento económico desde hace décadas. Ahora, tras el acuerdo de paz que puso fin a medio siglo de conflicto armado, la inversión en infraestructura es vista por muchos como una clave para el futuro del país.

El gobierno colombiano ha presentado una ambiciosa iniciativa de infraestructura llamada programa de carreteras de cuarta generación (4G), que incluye 32 proyectos para construir unos 8.000 kilómetros de carreteras. Esto requirió los recursos y la experiencia de todo el Grupo del Banco Mundial.

El gobierno recurrió a IFC para asesoramiento sobre el diseño del modelo de concesión, el desarrollo de contratos estandarizados y el establecimiento de procesos de gestión de proyectos. IFC también ayudó a estructurar las tres primeras transacciones para el programa 4G. Pero incluso con este éxito inicial, el costo de financiar los 8,000 kilómetros fue visto por algunos como prohibitivo: $ 25 mil millones en los próximos siete años.

Fue entonces cuando el gobierno de Colombia pidió a IFC que identificara formas innovadoras de atraer financiación a largo plazo.

El desafío era crear el marco adecuado para que los inversionistas institucionales pudieran aventurarse en lo que para muchos era un territorio inexplorado—financiar proyectos de infraestructura a gran escala. Fue un esfuerzo complejo que eventualmente contaría también con la asistencia del Banco Mundial y el gobierno. Este tipo de ideas innovadoras para crear un nuevo mercado han sido realizadas esporádicamente por IFC y el Banco Mundial en las últimas décadas, pero la nueva estrategia de IFC busca que estas iniciativas de crear mercados se desarrollen de manera más sistemática. Es por ello que el proyecto de financiamiento de las carreteras 4G de Colombia ha despertado gran interés de gobiernos en América Latina y otras regiones del mundo.

Colombia se asoció con IFC para crear la Financiera de Desarrollo Nacional (FDN), una institución financiera que busca catalizar la inversión en infraestructura colombiana y solucionar las fallas del mercado que impiden la financiación de proyectos de infraestructura. IFC invirtió $ 70 millones en FDN y ofreció asesoría para apoyar la capacidad técnica de la agencia de crear productos y servicios que promuevan la inversión en infraestructura.

IFC aprovechó las nuevas regulaciones en los mercados locales de capitales, desarrolladas con el apoyo del Banco Mundial, que facilitan la inversión de los fondos de pensiones en proyectos de infraestructura. Con este nuevo marco regulatorio, IFC ayudó a lanzar uno de los primeros fondos de deuda de infraestructura en Colombia y abrió un camino para que los fondos de pensiones inviertan en proyectos de carreteras que son cruciales para el país. El fondo recaudó $400 millones.

El objetivo de FDN es "tener un efecto multiplicador importante en la forma en la que se realiza el financiamiento de infraestructura en Colombia", dijo Clemente del Valle, presidente de la FDN. "Estamos creando algo realmente muy innovador."

Las innovaciones vienen en un momento importante en la historia de Colombia. "Ahora que hay un proceso de paz, ser competitivo se vuelve crítico para alcanzar el nivel de crecimiento que Colombia merece", agregó del Valle.

 

El impacto potencial del proyecto

Se espera que la nueva red de carreteras proporcione un importante impulso a la competitividad y la productividad de Colombia.

Alquería, uno de los mayores productores de leche de Colombia, compra leche de 13.000 pequeños productores de leche en todo el país, incluyendo de la cooperativa de Wilson Medina. El gerente general de Alquería, Carlos Enrique Cavelier, dice que la compañía espera expandir su red de agricultores y canales de distribución. Mejores caminos serán clave, dijo.

"Nuestros camiones viajan 30.000 kilómetros diarios desde nuestros centros de recolección a las granjas y de regreso a los centros", dijo Cavelier. "Si las malas carreteras se convirtieran en buenas carreteras, podríamos tener un aumento del 50 por ciento en la productividad".

IFC ha apoyado el modelo de negocio sostenible de Alquería desde 2009. La compañía proporciona ingresos estables para pequeños agricultores y asesoría para mejorar la calidad de su leche y aumentar la producción. Los empleos rurales son cruciales para enfrentar los altos niveles de desempleo y pobreza en el campo que han alimentado el conflicto de Colombia.

A medida que la nueva red de carreteras llegue a los ciudadanos y empresas colombianos, se mostrará que las alianzas entre gobiernos y la banca de desarrollo pueden contribuir a desarrollar programas de proyectos estratégicos y catalizar financiamiento indispensable para infraestructura, con amplios beneficios para el país.

Para Cavelier esto significa reemplazar el conflicto con negocios productivos. Él espera ver el día en que las antiguas áreas de cultivo de coca sean "transformadas" en granjas lecheras, generando empleos y crecimiento para los más pobres.

Versión en inglés

Follow the conversation: #IFCCreatingMarkets

Publicado en abril 2017