En Guatemala, las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) componen el 85 por ciento de los empleos y generan aproximadamente un tercio del PIB del país. Foto: Cortesía de Fundación Génesis Empresarial.

Foto: Grupo Banco Mundial.

Entrevista con Rodrigo Ortiz, director de Banco Continental

Las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) desempeñan un papel fundamental en la economía del Paraguay. Con presencia en todo el territorio, desde Itapúa hasta Boquerón, representan una gran mayoría de las unidades económicas y emplean a alrededor del 80 por ciento de la población ocupada. No obstante, las mipymes paraguayas enfrentan un obstáculo transversal a muchos países en desarrollo: la brecha de acceso al crédito, que limita su crecimiento y consolidación. En un contexto complejo marcado por la pandemia de COVID-19, muchas encontraron alivio gracias al apoyo de Banco Continental.

Fundado en 1980, Banco Continental se ha erigido en el banco líder del mercado local en términos de préstamos y patrimonio neto. La institución, que trabaja con IFC desde 2008 y actualmente cuenta con más de 190.000 clientes, proporciona financiamiento y busca fortalecer la competitividad de las mipymes, actores sustanciales para la creación de una economía dinámica e inclusiva.

A dos años del inicio de la pandemia, conversamos con Rodrigo Ortiz, director de Banco Continental, para conocer más sobre las operaciones de la entidad —particularmente en relación con las mipymes durante este período—, digitalización, bonos sostenibles y más.

Rodrigo Ortiz, director de Banco Continental (Paraguay). Foto: Cortesía de Banco Continental

¿Qué lugar ocupan las mipymes en la estrategia de negocio de Banco Continental y qué acciones llevó el banco adelante para ayudarlas a enfrentar los retos de la pandemia de COVID-19?

Las mipymes constituyen uno de los ejes centrales de nuestra estrategia y representan una gran parte de nuestra cartera de créditos. Apuntamos a seguir fortaleciéndolas, brindándoles productos y servicios que se ajusten a las realidades del sector económico en el que operan, siempre sobre la base de la innovación y el compromiso que tenemos como el banco más grande del país. Ante las turbulencias ocasionadas por la pandemia de COVID-19, Banco Continental acompañó muy de cerca a sus clientes, sobre todo a aquellos más vulnerables. En el proceso, nos convertimos en el banco privado con mayor utilización del Fondo de Garantía del Paraguay (FOGAPY), un fondo gubernamental creado para garantizar las operaciones de mipymes. Por otro lado, decidimos posponer el cobro de cuotas de préstamos vigentes sin costos adicionales, considerando que el confinamiento trajo problemas importantes en la generación de flujos en algunos sectores. Finalmente, hemos seguido nuestro ritmo de financiación a proyectos nuevos, incluso en un contexto de alta incertidumbre, basándonos en nuestra experiencia de más de 40 años en el sector financiero.

La pandemia ha obligado a muchas mipymes a digitalizarse. ¿Cómo han acompañado la transformación digital de sus clientes?

Efectivamente, las mipymes se han digitalizado mucho. Desde Banco Continental veníamos acompañando a nuestros clientes en este aspecto desde mucho antes de la pandemia, con ajustes en nuestros procesos internos, mejoras en los canales de atención digitales y la creación de una cultura digital en el seno de la propia organización. El confinamiento causado por la pandemia de COVID-19 no vino más que a darle un impulso fuerte a estas iniciativas.

¿Cuál es su mirada sobre el sector financiero de Paraguay? ¿Qué oportunidades y amenazas avizoran?

El sistema financiero paraguayo se caracteriza por su robustez patrimonial y profesional. Durante los últimos años se logró construir la confianza necesaria para un crecimiento constante y sostenido. Una de las grandes oportunidades sigue siendo avanzar hacia una mayor bancarización y formalización de la economía, de manera que más personas accedan a productos y servicios bancarios, así como a instrumentos de inversión. Como amenaza principal encontramos los factores exógenos que impactan negativamente en la economía.

Una de las maneras más efectivas de acelerar el crecimiento en América Latina es empoderar a las empresas lideradas por mujeres. ¿Qué proyectos tiene en agenda Banco Continental en esta materia?

Con varios proyectos en marcha, Banco Continental viene trabajando fuertemente en financiar proyectos con impacto social, entre ellos aquellos que están liderados por mujeres. Pretendemos seguir por la misma senda, creando nuevos productos y servicios que logren un mayor impacto.

En 2020, Banco Continental concretó una exitosa emisión de bonos sostenibles en los mercados internacionales, por un monto de USD 300 millones a un plazo de cinco años. ¿Qué desafíos existen para una mayor expansión de estos instrumentos financieros?

Existen múltiples desafíos. Por un lado, debemos profundizar la educación financiera para motivar una mayor demanda de financiamiento, concientizando sobre los beneficios de desarrollar este tipo de actividades, y, por el otro, hay que seguir creando mecanismos de incentivo gubernamentales. Todos los actores debemos estar plenamente conscientes de que la sostenibilidad de los negocios depende de las actividades que desarrollamos.

La relación entre IFC y Banco Continental comenzó en 2008 y ha tenido varios hitos significativos en estos 14 años, incluyendo una inversión de USD 100 millones en 2018 para expandir el acceso a financiamiento para pymes y agronegocios en Paraguay. ¿Qué esperan de este vínculo hacia adelante?

IFC es un aliado estratégico fundamental para Banco Continental. Esperamos seguir fortaleciendo los lazos que nos unen, explorando oportunidades de negocios que permitan seguir abriendo mercados y desarrollando productos, de manera que juntos, desde nuestra posición de liderazgo en Paraguay, sigamos contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas.

Publicada en abril 2022